share box

sábado, 25 de junio de 2016

Invicta

No hacen falta muchas palabras para describirte.
En forma mundanal y fría,
eres escoria.
Disfrutaste tu momento,
viéndome rodar una y otra vez
golpeando el pavimento.


Como un meteoro ardiente,
dirigido y dedicado solo a mí.
Así querías verme, destruida.
Y lo peor –o lo mejor- es que juegas al santo,
ni siquiera intentas emprender la huida.

Cruel malabarista,
Jugando en el aire con sentimientos ajenos, 
con una vida.

¿Otra vez lograste engañarme?
Pues me levanto y te aplaudo.
¡Anda! Siéntete el héroe,
esta vez no lograste lastimarme.

Y termino diciéndote: ¡Bravo canalla!

Crees que venciste,
pero hoy termino de perder mis insomnios contigo;
y con eso, gano la guerra y todas las batallas.