share box

sábado, 13 de agosto de 2016

Mensajes de un miércoles cualquiera

No quiero empezar de nuevo con "érase una vez", pero fue una vez, sólo una vez. La primera y única vez que creí en el amor a primera vista, cuando aquel rompió mi alma. Porque las próximas veces no confié en la gente, sin importar que tan bellas fueran sus palabras, yo sólo escuchaba y dudaba.

Estaba rota, sin fe ni confianza.

Hasta esta vez, cuando no fue amor a primera vista. Fue amor después de la centésima conversación, de millones de miradas, de miles de toques. E incluso después de todo eso, estaba cerrada. "No entre. Zona Peligrosa. Trabajo de demolición en proceso", decía la puerta de mi corazón.

Hasta que recibí ese mensaje, esa simple línea, esa solitaria pregunta:

"—¿Sabes que te amo incluso si nunca te lo digo?"

Sólo eso y la muralla cayó.

Mis dedos dudaron sobre las teclas del teléfono.

"—Yo también, incluso si no lo sabía hasta ahora"

*Enviar.

sábado, 25 de junio de 2016

Invicta

No hacen falta muchas palabras para describirte.
En forma mundanal y fría,
eres escoria.
Disfrutaste tu momento,
viéndome rodar una y otra vez
golpeando el pavimento.


Como un meteoro ardiente,
dirigido y dedicado solo a mí.
Así querías verme, destruida.
Y lo peor –o lo mejor- es que juegas al santo,
ni siquiera intentas emprender la huida.

Cruel malabarista,
Jugando en el aire con sentimientos ajenos, 
con una vida.

¿Otra vez lograste engañarme?
Pues me levanto y te aplaudo.
¡Anda! Siéntete el héroe,
esta vez no lograste lastimarme.

Y termino diciéndote: ¡Bravo canalla!

Crees que venciste,
pero hoy termino de perder mis insomnios contigo;
y con eso, gano la guerra y todas las batallas.

sábado, 21 de mayo de 2016

Lapsus

El gran error fue tocarte,
el primero fue mirarte,
-y tonta e ilusa-
creer que en tus ojos podía encontrarme.

No es cuestión de tarde o temprano,
temprano o tarde.
Es tu encierro,
el muro que levantas,
que aunque te tenga al frente
te mantiene distante.

Por creerme que esto fue algo importante.
Tú para mí, historia completa.
Yo para ti, solo un capitulo,
punto y aparte.

Es la esperanza soberbia,
de pensar que que se puede cumplir una promesa de humo,
hecha una noche de junio.
Ignorando que el azar siempre nos jugará turbio.

Es siempre volver atrás,
con la fantasía de recomenzar,
cuando no llegamos ni a empezar.
Ingenuidad y arrogancia tras la máscara de la amistad.

Pero sé, al menos hoy,
-de mañanas no sé ya-
que no fuimos, ni somos, ni seremos,
ni en esta vida ni en mil más.

sábado, 9 de abril de 2016

Maldito abril

Un día despertó y todo le pareció extraño, todo estaba cambiado. Como quien sale de coma y queda con los residuos de la amnesia. Viendo todo con nuevos ojos, pero con el horror de quien presencia una pesadilla.

Su corazón estaba destrozado en una infinidad de pedazos. Algunas partes no lograría encontrarlas jamás. Incompleto, cansado de luchar, intentar y sufrir era el estado de su corazón. No quería desperdiciar más lágrimas, no valía ya la pena. Aunque de pronto le asediaba la angustia y se mojaba su rostro.

Porque al mirar al pasado comprendía, que es cierto que no hay nada más triste que un recuerdo feliz. Y de miles de ellos estaban llenas sus manos y uno a uno se escurrían y se rompían al caer, arrancando cada vez un nuevo llanto.

                                                                         ***

Él sostuvo su mano en un intento de detenerla, y se estremeció al sentir la frialdad que había en ella, la calidez que un día le diera el amor la había abandonado para siempre. Sabía que nada que pudiera decir la haría quedarse. Y así, sin articular una palabra, su mirada habló por él.

Pero ella se debatía entre dos caminos llenos por igual de dolor. Dolía perderlo todo, sin esperanzas de reconstruir de entre los escombros, lo que quedó del desastre. Nunca nada sería igual, jamás. Y es que para ella, cerrar una herida abierta por segunda vez era imposible. Confundida entre quedarse ahogada en el dolor o partir hacía un destino desconocido por el camino de la incertidumbre.

Por última vez, y simultáneamente, sintió como él apretó su mano y sintió su corazón así mismo apretarse de dolor.

Dejando atrás todo lo que le pertenecía -o que alguna vez creyó tener- con la mano que tenía libre terminó de abrir la puerta. Soltó la mano suplicante de él y dejó caer la última lágrima que le dedicaría.

Y al irse, como respuesta a todo él solo la escuchó susurrar:

—Maldito abril.


sábado, 12 de marzo de 2016

Pesadilla Indeleble

Desperté de golpe, dejándome el alma en esa terrible pesadilla.
Descubrí que los malos sueños no necesitan imágenes para ser aterradores.
Esa frase, esa sola frase que quemó mis tímpanos y heló mis entrañas,
haciendo que saliera arrastrándome a la claridad del alba.

¿Sabes qué es preocuparse por ti?
Es vagar por la casa todo el día,
rumiando un sueño que solo sucedió en la fantasía.
Es vigilarte a hurtadillas cuando piensas que nadie cuida de ti.
Cuando estás tan mal, que ni siquiera a ti mismo quieres admitir que lo estás.
Pensar de forma constante en los monstruos que invaden tu mente.

Preocuparse por ti,
es hacerlo más allá de los escenarios cotidianos y posibles.
Es saber, mi valiente guerrero,
que cada día te enfrentas a lo invisible.