share box

sábado, 21 de mayo de 2016

Lapsus

El gran error fue tocarte,
el primero fue mirarte,
-y tonta e ilusa-
creer que en tus ojos podía encontrarme.

No es cuestión de tarde o temprano,
temprano o tarde.
Es tu encierro,
el muro que levantas,
que aunque te tenga al frente
te mantiene distante.

Por creerme que esto fue algo importante.
Tú para mí, historia completa.
Yo para ti, solo un capitulo,
punto y aparte.

Es la esperanza soberbia,
de pensar que que se puede cumplir una promesa de humo,
hecha una noche de junio.
Ignorando que el azar siempre nos jugará turbio.

Es siempre volver atrás,
con la fantasía de recomenzar,
cuando no llegamos ni a empezar.
Ingenuidad y arrogancia tras la máscara de la amistad.

Pero sé, al menos hoy,
-de mañanas no sé ya-
que no fuimos, ni somos, ni seremos,
ni en esta vida ni en mil más.