share box

jueves, 27 de noviembre de 2014

A Prueba de Olvido

Podría empezar por "eráse una vez", pero historias que comiencen de esta forma sobran y en la vida real no siempre hay finales felices y mucho menos para siempre, como en los cuentos.

En cambio diré que ella ya habia perdido las esperanzas y se limitaba a sobrevivir un dia tras otro. Ella, sin nombre, para no comprometer su anonimato. Cualquier parecido con la realidad de alguien más es pura coincidencia.

Lo conoció por casualidad, en uno de esos dias en los que quieres quedarte en casa, pero que al final te alegras de no haberlo hecho.

Él fue todo lo que ella no buscaba, pero que necesitaba aún sin saberlo. Llenó todos los espacios vacios que había en ella y reparó su corazón en ruinas. Así de intensos fueron esos cinco dias, pero él solo estaba de paso. Prometieron, juraron volver a verse.

Sería hermoso decir que así fue, que se reencontraron para no separarse más. Pero reitero, la vida no siempre tiene los finales felices que siempre esperamos. Nunca se tocaron de nuevo, ni volvieron a rozarse sus labios. Ella no probó de nuevo su aliento ni la calidez de sus abrazos.

Solo lograron encontrarse en algunos sueños esquivos, a los que se aferraban con todas sus fuerzas, más nunca se olvidaron.

y es así que aún cuando las arrugas llenaron su piel y los hilos de plata se asomaban en sus cabellos, ella con una sonrisa en los labios cerraba los ojos y revivia cada momento desde el primero.

Porque en cuestiones de amor no importa si son muchos o pocos los dias vividos, de eso no depende el olvido.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Roto

En pedazos y oxidado.
Tantas veces abandonado, olvidado
y mil veces más reciclado.
Estás en todo pero para nada me sirves.
Infinitos intentos para sustituirte,
pero aqui sigues.
A medias, inservible.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Sentimientos Inútiles

Los recuerdos se gastan de tanto repasarlos, van perdiendo todo brillo y color. Al final lo único que dejan es una imperiosa necesidad de crear nuevos momentos, que no siempre nos dejarán satisfechos; pues quizás no le lleguen ni a los talones a los primeros que viviste.

Y es ahí donde empiezan todos los problemas...

¿Por qué será que insistimos tanto en amores inútiles? Es como lustrar unos zapatos rotos o tratar de llenar un globo con un agujero por donde se escapa todo el aire que desperdicias.

Si sabemos que nadie nos pertenece, que nada es perfecto ni eterno -mucho menos el amor- ¿Por qué nos complicamos tanto la vida?

Ya se ha culpado bastante la maldita primavera y las tontas canciones de amor, quedan pocos sospechosos para culpar.

Habiendo amado, odiado, llorado hasta perder la consciencia, sabiendo que el amor no es más que una sensación, un proceso químico... Sabiendo lo que sabemos a nuestra edad, ¿no deberiamos haber encontrado ya la solución, la cura a este mal?

Aún así insistimos y cuidamos cosas inutiles, nos embarcamos en viajes a la deriva, construyendo puentes que no llevan a ningún lado, pisando en arenas movedizas. persiguiendo promesas inciertas...

¡Maldita oxitocina y todas sus amigas! Que se liberan en el cuerpo cuando nos enamoramos, nublandonos el juicio, haciéndonos ver donde no hay y esperar lo que nunca llegará.

Porque es precisamente por eso que das el siguiente paso y saltas otra vez
al vacío, entre alucinado y aterrado.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Última Tarde

Aquella última tarde gris,
 cuando te desvaneciste para siempre de mi vida.
Nubes negras se arremolinaban en el cielo,
con amenaza de tormenta.
Hasta el cielo presentía
que de mi, se desprendía tu presencia.
Y verte de espaldas mientras te alejabas,
es de ti, la única evidencia.