share box

lunes, 15 de septiembre de 2014

No más de lo mismo

Será que a veces tratamos de convencernos a nosotros mismos de que somos felices? Para no reconocer que quizás las decisiones que tomamos no han sido las mejores. O que  la rapidez con las que las tomamos, no nos dió chance a pensar si era lo mejor, si nos convenía. Y cuando nos chocamos con la realidad ya es tarde.

Una causa pueden ser las emociones que nos hacen vulnerables a la manipulación, porque hay personas ignorantes en muchas áreas, pero que tienen una capacidad increíble para querer envolver al otro y arrastrarlo y bajarlo al nivel de inferioridad en que viven. Pero cuando tienes con que devolverles y defenderte entonces se tornan a la defensiva y para ellos el malo eres tú, solo por no tener el limitado punto de vista y perspectiva que ellos tienen.

Personas que en su egocentrismo y mente cerrada ni siquiera llegan a conocerte ni un poco, no saben comprender, ni como comportarse a medida que te van descubriendo. No aceptan nada diferente a lo que ellos suponen saber.

¿Y entonces que haces en ese caso, sigues viviendo una felicidad imaginaria y conservas la paz o lo revolucionas todo y cambias la página?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario