share box

viernes, 29 de agosto de 2014

Invitado Inesperado

Estaba sola, sentada en su habitación parcialmente sumida en la penumbra cuando de repente sintió que alguien entraba. Era natural asustarse un poco pero trato de permanecer calmada o al menos aparentarlo.

Sintió como su desconocido invitado fue acercándose hasta donde estaba y mientras más cercanía sentía, más se tensaba su cuerpo. Un paso más, y más se agitaba su respiración y se aceleraban los latidos de su corazón. 

No tenia escapatoria. El estaba ya a centímetros de su cuerpo, casi pegado a su temblorosa espalda.

Su barba acaricio su mejilla, cuando pegó su cara a la de ella. El roce la estremeció y su aroma lo delató. Ella no pudo evitar sonreír al sentir aquel perfume tentándole el  olfato y desordenándole los recuerdos.

-No te muevas- le ordenó él al oído mientras le vendaba los ojos. Ella, ya vencida por el incendio que desató en su cuello la abrasadora respiración de su ahora conocido invitado; se dejó llevar rindiéndose a él, mientras sentía como esas cálidas manos por fin volvían a recorrer su piel... 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario